¡¡¡No regreses a la cárcel… es tiempo de ser libres!!!

Cuando un preso sale de la cárcel tras haber cumplido condena, inicia un proceso de reinserción para el cual, muchas veces, ni la sociedad ni él están preparados.

En Estados Unidos el 50 % de los criminales reincide y regresa a ser prisionero. En México el porcentaje es del 86 %, en España es el 30 % y en Argentina el 43 %.  Estos índices fueron tomados de artículos online (es probable que tengan diferencias con datos estadísticos de cada país, no es necesario la exactitud ya que son solo símbolos en el mensaje que escribo a continuación).

Si usted va a la prisión en estos momentos, piense: ¿le serviría de corrección o reiniciaría sus actuaciones criminales?

El planeta tierra ha sido descuidado por nosotros. Todos somos culpables del calentamiento global, del deterioro de la civilización, de los malos gobernantes, la perdida de valores, y en estos momentos, de la expansión del coronavirus.  A pesar de las advertencias, son muchas  las personas que hacen fiestas, salen a las calles, a lugares públicos, viajan, etc. y se contagian para luego contaminar a otros.  Hoy en día, las cifras son alarmantes. Si el planeta nos sometiera a un juicio, probablemente, nos envía a todos a prisión por tiempo indefinido.

Caso contrario de todos los países nombrados en el primer y segundo párrafo, hay una cárcel que se llama Prisión de Bastoy, en Noruega.  Es la cárcel más bonita del mundo, no hay carceleros, no hay armas y todos son libres de cuidar la agricultura, leer, estudiar, pasear. Es como estar en un paraíso de aislamiento amistoso.  En ese país, los que van a condena en esa cárcel, solo el 20 % regresa a su vida delictiva.  Aun cuando no es un cero, es el menor índice a nivel mundial, lo que indica que el amor, la paz, la cultura, las buenas costumbres y la no violencia han funcionado para reiniciar a esas personas y reinsertarlas en la sociedad.

¿Estamos nosotros listos a reiniciar la vida después del coronavirus? ¿Realmente habremos aprendido la lección de vida que nos está dando el universo? ¿Seremos cuidadosos con el entorno? ¿con los animales (el virus surgió de comer murciélagos, lo cual es costumbre en China)?

Yo no quiero permanecer en cuarentena, sin embargo, la acato por el bien de todos. Si pensamos que este virus ha sido un castigo, tratemos de mejorar y no regresar a las mismas costumbres. Cuidemos la salud física, cambiemos los planes mentales. Seamos ejemplo de honestidad, generosidad y hermandad. Levantemos nuestra voz cuando sea necesario para hacer acatar las leyes del universo que son tan importantes como las leyes de la sociedad.

Yo no quiero estar en la prisión que nos origina el mal cuidado que le damos al planeta, al entorno, a los animales y a la sociedad.

Es tiempo de unirnos en búsqueda de la libertad basada en el amor y paz.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: