¡¡¡No regreses a la cárcel… es tiempo de ser libres!!!

Cuando un preso sale de la cárcel tras haber cumplido condena, inicia un proceso de reinserción para el cual, muchas veces, ni la sociedad ni él están preparados.

En Estados Unidos el 50 % de los criminales reincide y regresa a ser prisionero. En México el porcentaje es del 86 %, en España es el 30 % y en Argentina el 43 %.  Estos índices fueron tomados de artículos online (es probable que tengan diferencias con datos estadísticos de cada país, no es necesario la exactitud ya que son solo símbolos en el mensaje que escribo a continuación).

Si usted va a la prisión en estos momentos, piense: ¿le serviría de corrección o reiniciaría sus actuaciones criminales?

El planeta tierra ha sido descuidado por nosotros. Todos somos culpables del calentamiento global, del deterioro de la civilización, de los malos gobernantes, la perdida de valores, y en estos momentos, de la expansión del coronavirus.  A pesar de las advertencias, son muchas  las personas que hacen fiestas, salen a las calles, a lugares públicos, viajan, etc. y se contagian para luego contaminar a otros.  Hoy en día, las cifras son alarmantes. Si el planeta nos sometiera a un juicio, probablemente, nos envía a todos a prisión por tiempo indefinido.

Caso contrario de todos los países nombrados en el primer y segundo párrafo, hay una cárcel que se llama Prisión de Bastoy, en Noruega.  Es la cárcel más bonita del mundo, no hay carceleros, no hay armas y todos son libres de cuidar la agricultura, leer, estudiar, pasear. Es como estar en un paraíso de aislamiento amistoso.  En ese país, los que van a condena en esa cárcel, solo el 20 % regresa a su vida delictiva.  Aun cuando no es un cero, es el menor índice a nivel mundial, lo que indica que el amor, la paz, la cultura, las buenas costumbres y la no violencia han funcionado para reiniciar a esas personas y reinsertarlas en la sociedad.

¿Estamos nosotros listos a reiniciar la vida después del coronavirus? ¿Realmente habremos aprendido la lección de vida que nos está dando el universo? ¿Seremos cuidadosos con el entorno? ¿con los animales (el virus surgió de comer murciélagos, lo cual es costumbre en China)?

Yo no quiero permanecer en cuarentena, sin embargo, la acato por el bien de todos. Si pensamos que este virus ha sido un castigo, tratemos de mejorar y no regresar a las mismas costumbres. Cuidemos la salud física, cambiemos los planes mentales. Seamos ejemplo de honestidad, generosidad y hermandad. Levantemos nuestra voz cuando sea necesario para hacer acatar las leyes del universo que son tan importantes como las leyes de la sociedad.

Yo no quiero estar en la prisión que nos origina el mal cuidado que le damos al planeta, al entorno, a los animales y a la sociedad.

Es tiempo de unirnos en búsqueda de la libertad basada en el amor y paz.

 

La Flor de Lis…un imán a las almas que despiertan

fullsizeoutput_11e33Un pequeño pin dorado en forma de una linda flor de Lis, llamaba mi atención. Estaba en la solapa de un joven ingeniero que asistía a una de las tantas reuniones que se realizaban en los pisos sociales del canal Venevisión. Era el año 1993, yo pertenecía al grupo ejecutivo de la organización y  no conocía al joven (no recuerdo su nombre aunque si su cara) y no tuve oportunidad de conversar sobre el significado del pin.  Sin embargo, no dejé de pensar en aquella pequeña miniatura que él llevaba con orgullo.

Al día siguiente me acerqué al área de Ingeniería del canal, saludé al joven y me di cuenta de que llevaba el pin en la solapa de la camisa. Directamente le pregunté que significaba la flor de lis. Su sonrisa fue dulce y condescendiente. Me dijo es un imán para que atraiga la vista de las almas que reciben el llamado a crecer espiritualmente.

Nos sentamos en su oficina y conversamos largamente sobre Paramahansa Yogananda,514YF-9KvbL yogananda su institución, sus clases de meditación, sus libros y todo lo que engloba su creencia espiritual en la India, y ya en esa fecha exportado para todos los confines del mundo.  Desde ese momento, me inicié en las lecturas de Paramahansa, asistí a las clases de meditación y coloqué en mi “lista de por hacer” ir a la India, descubrir sus misterios, estudiar yoga, meditación, vivir por mi misma la esencia que venía de ese país a través de sus gurús.  En 1993 un grupo de la organización visitó Venezuela y me inicié con ellos en lo que llamaban “imposición de manos”  y adicionalmente me formé como Kriya Yoga.  En mi lista de pendientes, año a año, volvia a escribir “ir a la India……” y así pasaron muchos, muchos años.

Hasta que en el 2012, un día recibí un email, sorpresivamente, de un Ashram en Rishikesh, la capital espiritual de la India, donde me invitaban a participar en un mm2seminario. Lo leí y sin pensar mucho le dije a mi esposo: “mira, me acaban de invitar a la India”…. Y el lee el email y me dice : ¿porqué no vas?….suspenso…..minutos de incredulidad y de repente, me digo a mi misma, en voz alta ….¿porqué no voy?…. Eran varias semanas, un viaje largo, muchas excusas en el momento para no hacerlo y solo en minutos desechadas todas y ese mismo día confirmaba mi asistencia. No solo fui al seminario, pasé dos maravillosas semanas en un Ashram en un intensivo de yoga y meditación, seguido de mes y medio recorriendo todo el centro del país y maravillándome con las riquezas espirituales de la gente, ya que materialmente, la pobreza es desgarradora. Dos años después regresé por dos meses más, para conocer todo el norte del país, sus monasterios, sus gurús y sus escuelas de sanación.

Me tomó esperar por 21 años para  ir a cumplir un sueño, una enriquecedora experiencia espiritual. La constancia, paciencia y fe me hizo esperar pacientemente el  hacerlo realidad.

Hoy por hoy, recibo mensajes de muchas personas que desean aprender a meditar, o a comunicarse con el otro lado,  Reiki y/o crecer espiritualmente; sin embargo, usualmente, se desea lograr a corto plazo, de inmediato, sin esperar, sin disfrutar, sin aprender detenidamente y además, midiendo la inversión en  tiempo y dinero.

La espiritualidad no es una planta que se compra ya lista para trasplantar, no es unalguien recibiendo luz azul del cielo producto, no es un día y no se obtiene con un certificado.  Se siente, se vive, se comprende y se inicia cuando sentimos el llamado de un imán que bien puede ser una flor de lis o alguna señal que el universo coloque en nuestra senda.

El camino espiritual de cada quién es único, sin embargo, siempre debe ser recorrido despacio, lentamente, comprendiendo cada pieza que se le agrega al rompecabezas, hasta llegar un día en que en lugar de preguntas, tenemos muchas respuestas para aquellos que ven nuestra flor de lis y nos preguntan que significa.

Un imán para a atraer a las almas que sienten el llamado a crecer espiritualmente.

Bendiciones de corazón

María Rosario Rowan

Una ventana imaginaria

Una amiga corazonista, la cual tiene una bella colección de corazones me escribe lo siguiente: “ Disculpe que le moleste; sabe que últimamente veo muchos corazones; antes los veía, sin embargo, no tan seguidos como ahora.  Yo feliz de recibirlos porque se que son de personas que amo y están allí en el cielo azul […]

[Continue reading...]

El futuro debe ser mejor que el pasado

Hace unas semanas leí un articulo en The New York Time y para mi sorpresa, encuentro en la revista de la linea aérea Southwest un escrito que hacia referencia a esa publicación. Si la primera vez me gustó leerla, la segunda vez me encantó y por ello decidí compartirla con ustedes. El autor contaba una […]

[Continue reading...]
A %d blogueros les gusta esto: