La Voz se convirtió en un Ángel

Angel 1Usualmente, usamos la palabra “Ángel” para definir a cualquier ser que se encuentra en los espacios celestiales, o en compañía de Dios, o cuidándonos desde otros planos.  La palabra “Ángel” significa “mensajero” y es encontrada en todas las religiones, desde la antigüedad.  En los textos bíblicos se relatan sucesos donde los Ángeles aparecían para dar instrucciones de Dios, o dar anuncios en su nombre.  Para mí, ellos son seres creados por Dios y su misión es cuidar por los seres humanos, que se encuentran en todos los planos.  Ellos pueden interceder por los hombres ante Dios.

De acuerdo a muchas religiones, incluyendo la católica, los  primeros tres Ángeles (luego definidos como   Arcángeles) que Dios creo fueron: Miguel, Gabriel, y Rafael.  Los demás Ángeles fueron creados posteriormente.  No se sabe a ciencia cierta cuantos son, sin embargo, en la Biblia, el Rey David en el Libro de los Salmos comenta que hay más de 20 mil Ángeles.  También hay un relato de David que dice que tuvo una visión donde vio miles de miles de Ángeles.

Los Arcángeles son Ángeles con una jerarquía mayor y están por encima de los Ángeles.  Ellos interceden directamente por los hombres ante Dios. El cristianismo reconoce a siete Arcángeles, siendo los mas conocidos Rafael, (protector de los viajeros, de la salud y del noviazgo), Miguel (jefe del ejercito universal), Gabriel (mensajero celestial) y Uriel.  El nombre de los otros tres es un misterio y en cada grupo de estudios sobre Ángeles, llegan a conclusiones diferentes.  En otras religiones utilizan los mismos nombres pero dándoles categorías diferentes, o aceptando a unos y a otros no.

En la Biblia católica, se encuentran muchas referencias a la palabra siete en relación a Arcángeles o mensajeros de Dios. Por ejemplo: Yo soy Rafael, uno de lo siete ángeles que están delante de la gloria del Señor y tienen acceso a su presencia. Tobia12: 15

angelesIndependientemente, de que sean pocos o muchos, de que vuelen o no, de que tengan alas o no, lo cierto es que muchas personas en el mundo, estamos diciendo que los hemos visto u oído.  Ellos están dejando su mundo celestial y están viniendo  frecuentemente a cuidarnos, apoyarnos, consolarnos y  protegernos.  Están disponibles cuando los llamamos y solo debemos aprender a comunicarnos con ellos. Es más simple de lo que se piensa.

Lo más importante para comunicarnos con un Ángel es limpiar nuestro corazón de odios, maldades y rencores.  A ellos no les gustan esos sentimientos.  Si piensas  que has estado en contacto con alguno de esas negativas sensaciones, debes pedir perdón y tratar de sacarlas de tu mente. Debes limpiar tu espíritu y refrescarlo para poder acercarte a estos seres maravillosos que Dios ha creado.   Luego, comienza a llamarlos diariamente, háblales como si fueran amigos conocidos.  Pídeles que te acompañen a donde vayas, sea empleo o paseo.  Cuéntales de tus cosas, comparte tus sentimientos.   Cuando menos esperes, tu constancia y fe serán premiadas con la presencia de uno de esos seres maravillosos cuya misión es cuidarnos y protegernos.  Ellos son felices de que los llamemos; ellos nos aman y desean demostrarlo.  Cuando entras en contacto con ellos, ya no los perderás jamás.  Te acompañaran por siempre.

Si no lo logras de esta manera, te recomiendo que lo intentes a través de la meditación; que es un medio que facilita la evolución espiritual y el contacto con los otros planos.  Simplemente, comienza por sentarte en un sillón cómodo, dejar tus manos en las piernas o en posición de oración, respirar suavemente, cerrar los ojos y comenzar a buscar en tu interior la luz que te lleva a contactar a esos seres celestiales.

Solo por verlos un segundo, vale la pena intentarlo el resto que te quede de vida terrenal.  Es una experiencia increíblemente maravillosa, difícilmente explicable en palabras.  Varias veces en mi vida había escuchado la voz de mi Ángel, sin saber quien era.  Simplemente, yo lo llamaba “la voz”.  Cuando escribí el libro Corazones que susurran desde él Otro Lado, la voz que me era familiar, acompañó a Betsa en sus visitas y dictaba los mensajes de Amor que allí incluí.  Al final del libro, me dejo verlo por un corto momento, incontable, y me dijo su nombre.  Es una bendición sin igual.

Cuando logramos contactar a un Ángel, verlo u oírlo, nuestra vida cambia, te sientes lleno de Amor y de paz, sentirás una energía especial que te hará pensar en ayudar a   los demás; es un gozo indefinible

Y usted, ¿ha tenido alguna experiencia con Ángeles? Lo invito a compartirlo en el blog, para beneficio del resto de los lectores.

¡Que los Ángeles te cuiden y bendigan por siempre!angel bendiciones

Maria Rosario Rowan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: