Ver con los ojos del alma

cqsLa siguiente es un testimonio que recién sucede, emotivo e inspirador.  El amor de un hijo que guía a su madre para que pueda iniciar la comunicación con él, no importa que hace 16 años de su ida.  En el 2009 asistí a unos cursos en el Collegue de Suffolk y tuve, entre varios profesores, a la simpática Yanick.  En algunas conversaciones me comentó que había perdido a un hijo, cuando el tenía solo 13 años y aún lloraba por él.

En el 2011, cuando escribí Corazones que Susurran desde el Otro Lado, frecuentemente pensaba en llevarle un ejemplar a Yanick. Sabia que es una historia que ayuda a las madres a recibir algo de consuelo en su dolor. Nunca lo hice.  En el 2013, una amiga colocó una foto de ella con Yanick y yo comenté: “el mundo es pequeño; ella es mi recordada profesora”.  Ella me pidió amistad en Facebook, sin embargo la actividad solo se limitó a -me gusta- en las fotos.  En agosto 2013 yo le escribí dando las gracias por la amistad y recordando lo buen profesora que la consideraba.  Ella nunca contestó.

Hace una semana, Yanick me escribe, contestando el mensaje y pidiendo reunirse para conversar sobre espiritualidad.  Le dije: claro y así fue. El lunes 12/11/2018 nos reunimos en mi escuela de espiritualidad.  Allí me di cuenta que ella pensaba que el mensaje era de agosto de este año, nunca lo leyó antes.  No sabia de los libros ni de los corazones.  Me había escrito pensando que a través del reiki, le podía ayudar con la ausencia de su hijo.

Le informé del fallecimiento de Betsa, los libros y de cómo pensé en llevarle uno.  En eso apareció el espíritu de su hijo, quien entre otras cosas, me comentó que él era aficionado a vestir siempre con rayas y preferiblemente colores azules.  Ella rió por qué dice que es así. (detalles que dan los espíritus para validar que son ellos)  El de inmediato dijo que le había enviado señales, sin embargo, ella no las notaba.  Le expliqué que ahora que ya ella sabía de los corazones, debía comenzar a buscar con los ojos del corazón y seguro comenzaba a verlos.

planta frederickUna hora después me envió una foto de una bella flor que acaba de comprar en el mercado.  Dice que apenas entró, sus ojos se fueron al rojo de la bella forma.  Esta mañana me envío otra foto, de una hoja cuya planta le regaló una amiga meses atrás y nunca la había detallado. Un bello corazón que le ha estado acompañando en su hogar.

A veces, solo una pequeña ayuda puede guiar a una persona a conocer, hoja Frederickcomprender y vivir la senda de corazones.  Aprender a ver con los ojos del alma y se inicia el disfrute de recibir los regalos de amor que vienen desde el más allá.

Bendiciones de corazón

María Rosario Rowan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: