En el Día de las Madres aunque somos “madres” todos los días

Usualmente las madres consentimos a nuestros hijos todos los días del año, y por todo el tiempo que Dios nos permite estar juntos en esta vida terrenal. Aunque hay casos de Imageexcepción, toda mujer disfruta de la maternidad y de la crianza de sus hijos. Es el milagro mas hermoso que Dios nos otorgó cuando creó todo su universo. 

Image El instinto materno de la mujer, no necesariamente se completa en tener los hijos propios, a veces se complementa con ser la “tía-mamá” de los sobrinos o de algún pequeño en la familia o de amigos.  El ser mamá no es solo el sentimiento de haber dado a luz un ser, es a veces el amor que con la misma intención se le da a otros pequeños, bien por ausencia de su madre y/o por que de alguna manera ella necesita el complemento de ayuda en su labor de madre. Las madrinas también obsequian a sus ahijados un amor maternal.  Para toda mujer que sea madre y/o ame y cuide de un ser como  su propia madre, vaya un saludo de amor y reconocimiento en este día.

Aunque somos madres todo el año, es agradable tener un día donde en lugar de consentir, somos doblemente mimadas por nuestros familiares y amigos, es un día donde recordamos cuando nacieron los bebes, lo que hacían en su infancia, en su adolescencia, lo que hacen hoy por hoy, si se encuentran con nosotros. A todas las madres que tienen a sus hijos en vida, un gran abrazo.

A todos los que hemos visto partir a nuestras madres al plano espiritual, sabemos que ellas hoy se divierten desde el otro lado, viendo como  las recordamos y nos envían sus sonrisas llenas de amor.  Solo hay que cerrar los ojos, recordarlas y sentir algún abrazo de los que te dio cuando estaba en vida.

Y aquellas madres que han perdido a un hijo, solo recordarles que en mis creencias, existe un hermoso plano adonde van las almas cuando dejan la tierra. Desde allí sus hijos siguen amándoles y acompañándolas en cada momento donde ustedes les estén recordando.  El amor madre/hijo trasciende mas allá de los diferentes planos.

Perder un familiar y/o amigo es doloroso; es seguir en la vida con un espacio vacío en el alma.  Es algo no comprensible para los que no lo viven.  Es el sentimiento que me transmiten todas las madres que se comunican frecuentemente conmigo, en las cuales percibo una tristeza más allá del sentimiento de ausencia usual por la ida física de una persona.

Para todas las madres que viven con la ausencia de un hijo, les escribo acá un verso, incluido en el libro Corazones del Más Allá, y el cual está inspirado en los sentimientos de mi hermana María Teresa y su esposo, al perder físicamente a dos de sus hijos.  

Perder un hijo es perder un pedacito de corazón

Perder dos hijos es perder un pedacito del alma

El dolor de perder hijos es un sentimiento que va fuera de entendimiento para el que no lo ha vivido.

¿Como vivir feliz cuando  se ha perdido  parte del corazón y del alma?

 

Con amor de madre, para todas aquellas que hoy comparten con sus hijos físicamente y las que lo hacen en el espíritu.

 María Rosario Rowan 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: